En el corazón de la Costa del Sol, el lujo también lo ponen unos churros con chocolate, un paseo por la playa junto a unas termas romanas o caminatas por la Sierra Blanca