Que pena era bien bonito