Que entre un rayo de luz, que se llene el agua de pupilas