Qué afortunados somos sin darnos cuenta!