Si la evolución fuera un ser vivo que pudiera contemplarnos corriendo por las calles, sin aparente necesidad, se quedaría de piedra. Pensaría que estaríamos locos por