Solemos etiquetar a los niños como buenos o malos según sus comportamientos. La cuestión es que los actos no representan por completo a una persona. El ejemplo del lobo del cuento de Caperucita nos ay...