Uno se cansa de abrir puertas, se agota , se marchita por dentro, a veces, desearía no sentir, ser una piedra en un río y  que pase toda la corriente por encima de mi y no sentir nada...