Quizá parezca una estupidez, pero, ayer sentí el impulso de hacerlo. Pintar con un pincel pequeño la pared en negro (aunque tranquilos que no será sólo negro)… Sentía que el corazón me salía del pecho...