Para el triunfador no hay sacrificio