Ruslan Zinin, de 25 años, entró en la oficina de alistamiento militar y pegó seis tiros al encargado. Decidió que la cárcel es mejor que morir en Ucrania.