El colectivo sostiene que el cierre de los servicios presenciales en las entidades supone "un grave perjuicio"