La difusión de ideas erróneas sobre el cerebro puede llevar a estrategias educativas dañinas e incluso frenar el avance de la propia neurociencia.