Es el resultado de una nueva estimación, que combina datos del telescopio Kepler de la NASA y la misión Gaia de la ESA. El nuevo estudio proporciona una comprensión más completa de los exoplanetas.