No te tortures Gómez, ese es mi trabajo