¡No lo laves, que encoje!