No hay luz sin oscuridad