Ningun Gobierno quiere el bienestar para la sociedad, pues esta por naturaleza es contraria a la violencia del gobierno.