Naturaleza, un regalo para sentir y vivir