Narmer: ¡Pero sigue siendo el rey!