En el estudio analizan el tamaño del pene estirado de 126 cadáveres y encuentran una relación con las dimensiones de la nariz.