Nada más sano que el calor de leña...