Nada más acertado el amor no tiene dueño se da al que se lo merece