La huelga de transportes y el supuesto desabastecimiento en los supermercados se ha cobrado su primera víctima: ¿un peatón atropellado por camiones en fila? ¿Una anciana sepultada bajo los cientos de botellas de aceite de girasol que intentaba comprar? Nada de eso.