La compañía, que sigue desplomándose en bolsa, amenaza de nuevo con cerrar el acceso a Facebook e Instagram en la UE por la política de datos.