Meta ha anunciado que si la Unión Europea no reconsidera su nueva ley dejará de prestar sus servicios de Facebook e Instagram.