Jurarías que es un espejismo. La misma cara de incredulidad que si vieras a un político corrupto dimitir. Es inevitable: a poco que suben la persiana, se forma un remolino de curiosos ante el escaparate. Los transeúntes se paran en seco, se frotan los ojos como si acabaran de ver ganar al Barça, hay quien tira...