"Una iglesia que reclama a Jesús y su mensaje debe actuar con decisión contra cualquier forma de discriminación", explican los religiosos.