La pandemia popularizó los tratamientos estéticos en párpados, orejas y pómulos. «Un hombre me pidió que le amputase los meñiques de los pies para que le entrasen mejor en los zapatos de punta»