Margarita, el primer rescate