El presidente francés, Emmanuel Macron, se ha mostrado este miércoles particularmente combativo contra los que no han querido vacunarse, a los que culpa de dificultar la salida de la crisis para todo el mundo, y avisa de que se va a seguir presionándolos