Luego tenemos el oro liquido