Estamos sufriendo un descenso en el número de diagnósticos y una reducción en el inicio de tratamientos en la población con cáncer, como consecuencia de la llegada de la COVID-19 a nuestro mundo.