Mario, de cinco años, había pedido en su carta una «una xatina negra que sea de verdad, guapina y cariñosa»