Los investigadores de Asuntos Internos sostienen que los procesados consideraban sus actividades ilegales como "un segundo trabajo"