En opinión de UPA, las palabras del ministro son «torpes, miopes y pueden tener nefastos efectos en las exportaciones españolas de productos cárnicos»