Los dogmas en el software nunca hicieron tanto daño