El Ministerio Público sostiene que el 'Protocolo de la Vergüenza' no fue impedimento para derivar a hospitales y que era un conjunto de recomendaciones, pero los datos reflejan que los traslados se desplomaron un 36,8%