La nueva ley introduce un nuevo artículo en el Código Civil que considera que "los animales son seres vivos dotados de sensibilidad" y que el propietario asegurar "su bienestar conforme a las características de cada especie".