Un estudio pionero y publicado en «Nature Communications» ha conseguido introducir sustancias anticancerígenas en ratones con resultados esperanzadores