Lo llevamos en la sangre...