Lo bonito está en el interior