Pues resulta que se me complica el publicar, pero es que mi perro se comió las historias.. Lo llevé al veterinario a que se las sacase y me dijo:. —Señor, eso no es un perro, es una tabla de planchar...