Ley de la física: romper la inercia es difícil (pero no imposible)