La asociación de libreros lo define como el mejor año desde que la industria tocara fondo en 2013 y una de las razones es el rejuvenecimiento de sus clientes: las ventas de cómic han crecido más de un 70%