Un 25% de los arenales alicantinos ya están declarados espacios donde no se fuma. Una nueva ley autonómica permite a los ayuntamientos sancionar por consumir tabaco en la playa. Los neumólogos apoyan la medida por higiene respiratoria y ambiental ya que las colillas perduran años