Según esta investigación, las patas de los perros de asistencia están más limpias que las suelas de los zapatos de la mayoría de las personas, por lo que la higiene no es una excusa válida para prohibir a los perros de asistencia entrar a los hospitales.