Estas mariposas viajan miles de kilómetros y sufren un riesgo considerable de mortalidad por factores como el mal tiempo, la depredación, los pesticidas y los choques con vehículos.