Grandes grupos educativos, como Fomento de Centros de Enseñanza o la Institució Familiar d'Educació, cercanos al Opus Dei, separan a su alumnado entre chicos y chicas mientras se sostienen con fondos públicos; Catalunya ha pagado a este tipo de centros 31