El consejero de Administraciones Públicas del Gobierno de Canarias afirma que "por su dimensión, por su duración y por su impacto destructivo" se trata del fin de una de las mayores catástrofes del país