Los países azotados por ómicron comienzan a plantearse "convivir" con la nueva variante "como un catarro más".